jueves, 18 de diciembre de 2008

"El hombrecito del medio"

El hombrecito del medio me ha dicho que los del medio no unen, separan. Que estar en el medio no es interesante, es políticamente correcto.

El hombrecito del medio me ha dicho que los extremos no son buenos, alejan del equilibrio. Que se pierden el otro extremo complementario.

El hombrecito del medio me ha dicho que los del medio son tibios, no estimulan. Que adolecen de trascendencia.

El hombrecito del medio me ha dicho que los del medio no saben de excesos y pasiones. Que vagan por las aguas sin marea.

El hombrecito del medio me ha dicho que los del medio son atmosféricos. Que nunca llegan al hogar de las estrellas.

El hombrecito del medio me ha dicho que los del medio siempre serán el centro, pero nunca enteros. Que pueden señalar a las dos orillas sin mirar a ninguna.

El hombrecito del medio me ha dicho que el mediodía es la aurora y la tarde el ocaso. Que en las fronteras no existen límites.

El hombrecito del medio me ha dicho que los tomates se yerguen sobre la huerta, no así los rabanitos. Que los tonos pastel definen una pintura y los ocres una vida.

El hombrecito del medio me ha dicho que el ron ciega y el anís rejuvenece. Que las callejuelas del pueblo conducen al medio de la plaza y las veredas a los suburbios.

El hombrecito del medio me ha dicho que el contrapunto es un swing sin talento. Que las notas profundas son sin bemoles.

El hombrecito del medio me ha dicho que son dichos medio dichos y medio hechos.

El hombrecito del medio me ha dicho... ya te lo he dicho y no lo has hecho.

lunes, 15 de diciembre de 2008

Cuando pega el apego...

Cuando me pega el apego, no cabe un ajeno.
Cuando me pega el apego, ya no hay vuelo.
Cuando me pega el apego, se genera un agujero.

Cuando me pega el apego, lo eterno se desvanece.
Cuando me pega el apego, lo real es urgente.
Cuando me pega el apego, Pegaso no asoma.

Cuando me pega el apego, mi vida sufre.
Cuando me pega el apego, mi día se acelera.
Cuando me pega el apego, mi hastío es rey.

Cuando me pega el apego, la glorieta es aljibe y el lago, cemento.
Cuando me pega el apego, el corazón es más rojo, el alma más ligera.
Cuando me pega el apego, ya no hay inmortalidad.

Cuando me pega el apego, me clava el esclavo.
Cuando me pega el apego, el borrego es lego y el halcón mundano.
Cuando me pega el apego, renace el ego y escapa lo ajeno.

Cuando me pega el apego, me quedo, me dejo, me muero.

martes, 2 de diciembre de 2008

Claroscuro de estación

Si durante el dìa las moras tiñen el impensado sendero pedregoso y acompañan a las tipas, añosas de vaivenes; y los horneros se proveen el sustento mientras atesoran traviesas charlas pueblerinas; y los vientos provincianos nada saben de bambués orientales ni de dunas sinuosas, sólo mecen juncales y lapachos.

Si durante el día se iluminan las creaciones, se abren los destinos, los ojos exhiben su poder y los sentidos su avidez; y lo posible es claro y lo imposible encarcelado.

Si durante el día pensamientos vienen sin que los llames y se van sin que los eches, mientras el corazón delata su ritmo y los frutos expanden sus sueños,
 se activan energías en letargo y la timidez se anima a nuevas conquistas.


Si durante el día es así, porqué serán el alba y el ocaso mis momentos preferidos...

Visita al Oráculo

Ordas de confusión visitan el oráculo.
Visiones arteras desarticulan la rutina.
Descontrolados humores empañan el cristal.

Ordas de confusión visitan el oráculo.
La claridad lontana juega con mis deseos.
Lo cromático es sólo escala de grises.


Ordas de confusión visitan el oráculo.
Ajeno hogar lúgubre asiste indolente.
El lazo enlaza, la esposa inmoviliza.


viernes, 21 de noviembre de 2008

A más arena...más nácar

Tengo un ejército de ostras en mi océano oculto.
Se mimetizan entre obtusas rocas.
Ávidas de líneas cromáticas caen bajo los efectos de bastones de luz.
Algunas ceden, se asoman, se abren. Otras toscas ostras, no.
Mientras remolinos de energía completan mi ecosistema, oleadas de humores dopan, aletargan.
Coro de corales presencian la llegada de agravios arenosos.
Hora de acopiar nácar. Hora de lucir capas. Hora de desafío sublimador.
Valvas sin tapujos acometen agudos temores.
Valvas sin bisagra son impermeables a dominios codiciosos.
Valvas sin cerrojo acopian fértiles migrantes.
Qué seduce a las ostras para abrir sus tesoros?
Qué las conduce a ofrecer perlas a los mares?
Tengo un ejército de ostras en mi océano oculto.
Quien se hunda lo sabrá.

( “Una ostra que no ha sido herida no puede producir perlas”... "Las perlas son de la entrada de heridas curadas... de una sustancia extraña e indeseable en el interior de la ostra, como un parásito o un grano de arena. Una ostra que no fue herida de algún modo no puede producir perlas, porque la perla es una herida cicatrizada...")

miércoles, 19 de noviembre de 2008

o} Entre Cíclopes {o

"Cíclope miope" cree ver a la "Cíclope Esquiva".
Cíclope miope cree ver su ciclo candente.
Cíclope miope cree ver...

"Cíclope Esquiva" se equilibra en sus precipicios.
Cíclope Esquiva se equilibra consecuente.
Cíclope Esquiva se equilibra...

"Cíclope Miope" acelera tictacs en contraataque.
Cíclope Miope acelera escarceos.
Cíclope Miope acelera...

"Cíclope Esquiva" se desliza en riadas risueñas.
Cíclope Esquiva se desliza en suspensos.
Cíclope Esquiva se desliza...

"Cíclope Miope" decola en diatribas irritables.
Cíclope Miope decola en torpes fuegos.
Cíclope Miope decola...

"Cíclope Esquiva" se desvanece en columpios evanescentes.
Cíclope Esquiva se desvanece en oníricos vaivenes.
Cíclope Esquiva se desvanece...

"Cíclope Miope" despierta su puño y estremece universos.
Cíclope Miope despierta sus humores.
Cíclope Miope despierta...

No despierten al "Cíclope Miope", dejen que siga su esquivo cíclico sueño ciclópeo.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Ahogo en Sol Menor

Ahogo en Mi, ahogo en La, ahogo en Si.
Lontananza en brumas, frío domingo, gélida desazón.
Mis aires bajos agonizan al ver grises páramos.
Súbitas deflagraciones advenedizas devastan.

Ahogo en Mi, ahogo en La, ahogo en Si.
Reinan sufridos dimes y diretes.
Mis aires altos resignan débiles vuelos.
Muros de musgos testifican la esmirriada búsqueda.

Ahogo en Mi, ahogo en La, ahogo en Si.
Signos vitales flotan en detenida primavera.
Goteos humorales resisten la entronizada angustia.
Se parapetan los temores, las ilusiones se desbarrancan.

Ahogo en Mi, ahogo en La, ahogo en Si.
Letargo de violetas y pensamientos.
Letanías de orquídeas y magnolias.
Ahogo en Sol Menor.

martes, 4 de noviembre de 2008

RAÍCES, ALAS y CAMINO.

De un contacto etéreo o subterráneo, por un plan o al azar, nos expandemos.
Aviesas moléculas íntimas nos animan a ser.
Sin testigos dictadores ganamos espacio hacia resplandores misteriosos.
El descubrir es obsesión y el emerger un don deseado.
Capilares y hematíes se afirman, e inflaman ansias de destino.
A sabiendas sabia savia da vìa a los influjos, carcome los instintos.
Guía y corteza se funden y conducen los sueños hacia púberes inflorescencias.
Curiosa calma impera en los oasis del devenir abúlico. Sólo provoca conciencia.
Abrir y cerrar, aceptar y negar, perder y ganar, permanecer y volar, reprimir y brotar...
La aurora siembra, da y da, antes que el ocaso coseche, quite y quite.
Mientras el viento oscilante murmura, la naturaleza ama sin colores ni mezquindades.
En el mamar horizontes y alegrar las alas está el dócil corazón arbolado.
Celdas permeables alojan vivencias memoriosas de tierras y mares.
Danzas copiosas de emociones buscan los negadores cerrojos.
Raíces y alas, regazo y camino.
Desde la raíz para que nazcan alas, desde el arenero para el vuelo libre.

martes, 23 de septiembre de 2008

DISTA...

DISTA LA VISTA DE SER IMPREVISTA,
DE DAR UNA PISTA,
DE ESTAR LISTA.

DISTA LA VISTA DE LO ESNOBISTA,
DE LO ESCAPISTA,
DE LO LOBISTA.
DISTA LA VISTA DE SER VISTA,
DE SER ESCLAVISTA,
DE SER SURREALISTA,
DE SER MORALISTA,
DE SER ANARQUISTA.
DISTA LA VISTA DE LO CHAUVINISTA,
DE LO MANIQUEISTA,
DE LO NIHILISTA.
DISTA LA VISTA DE MI ARISTA PREVISTA.

DISTA DE SER, DE ESTAR, DE DAR...

miércoles, 10 de septiembre de 2008

HADRONES EN CASA...

Debemos ir a las profundidades para saber de nuestros misterios.
Debemos ir a las profundidades para saber de nuestro íntimo Big Bang.
Debemos ir a las profundidades para saber de nuestras simulaciones.

Debemos ir al interior para reconocernos.
Debemos ir al interior para pacificarnos.
Debemos ir al interior para saciar el exterior.

Los hadrones aceleran, las partículas se confabulan, el universo se mofa.

Las teorías nos hechizan y los miedos nos subyugan.
Azoradas estrellas nos compadecen, ellas saben de nuestras limitaciones.

viernes, 15 de agosto de 2008

NUNCA SE LLEVARON BIEN...

Nunca se llevaron bien.
Saben que jamás podrán desligarse.
Se necesitan, se buscan, se pierden...
El "te quiero para mí" los gobierna.
La soberbia los atrae y la locura los absorbe.

Nunca se llevaron bien.
Nunca podrán escapar, nunca podrán cambiar.
Tan unidos, tan parciales.
Crecen con latidos naturales y se atraen en tiempos inciertos.

Nunca se llevaron bien.
Inconsultos destinos divergen en sus entrañas.
Opíparos contrastes los confunden.

Nunca se llevaron bien, la razón y el corazón.

miércoles, 13 de agosto de 2008

Es la Forma...

ES LA FORMA...NO, LO QUE DECÍS.

ES LA FORMA...NO, LO QUE VESTÍS.

ES LA FORMA...NO, LO QUE PENSÁS.

ES LA FORMA...NO, LO QUE HACÉS.

ES LA FORMA...NO, LO QUE BUSCÁS.

ES LA FORMA...NO, LO QUE GENERÁS.

ES LA FORMA...NO, LO QUE AMÁS.

ES LA FORMA...NO, LO QUE VIVÍS.

jueves, 7 de agosto de 2008

Tren a las nubes

El letargo del Tren a las nubes, llegó a su fin.
Lamentarán los durmientes su lento despertar.
Se escucha el trepidar de hierros amanecidos, al desperezar los rieles.
En el andén Salta el resplandor de expresiones y colores forasteros.
Con su trafagar esperan Valle de Lerma y la Quebrada del Toro, El Alisal ,estación Ingeniero Maury, Puerta de Tastil, la estación Diego de Almagro - donde se yergue el Nevado de Acay -, San Antonio de los Cobres y el Viaducto La Polvorilla.
Viaje con relojes caudalosos de biografías y desatinos.
Viaje de vagones con carga de pasado y cúmulos de presente, que portan latidos ávidos de aires altos.
Tren a las nubes y a la paz de los vuelos sin tiempo.
Tren a las nubes, donde el dominio del cóndor es débil y el del sol es soberano.
Tren a las nubes, ellas, que ocupan el nivel mas bajo de mis aires.

martes, 5 de agosto de 2008

(Serie Aires 2) Aires bajos

En el nivel de mis Aires bajos, mi timbre provoca decibeles anodinos y los sirirìs entregan un remoto mensaje.
Los perceptivos sépalos tientan con arpegio a desprevenidos colibríes, mientras la atmósfera impávida abraza constelaciones de fusas liberadas.
En los aires bajos, columnas de alondras suspiran al llegar las vibraciones de la primavera y las vetas de maderos vanidosos tiemblan al paso del tirano almizcle.
Lar de islas varadas en aguas evasoras, de estambres ávidos de vientos sin vibrato, de cíclicos mascarones de proa enamorados de sirenas sin destino, de vados inmovilizados por penurias ajenas, de arrullos llegados de historias complacientes.
Nada es ajeno al ascenso y descenso de débiles ansiedades. Ellas hipnotizan a dagas sin prurito y tamizan las alforjas de inquietudes. Ellas hieren la noble seda que reposa en el perlado regazo de mis aires bajos.

lunes, 4 de agosto de 2008

(Serie Aires 1) El aire es mi lugar...

El aire es mi lugar...allí donde las perspectivas cobran otra dimensión.
Allí donde los jazmines del aire mecen los pensamientos, donde la realidad es un ente no grato.
Allí, donde en los niveles mas bajos, mi timbre provoca decibeles anodinos y los sirirìs entregan un remoto mensaje.
Allí, donde en los niveles medios se desarrolla el colosal reino de la inquietud.
Allí, donde en los niveles altos el silencio aterra a las ideas y fantasías fluctuantes, somete a los díscolos paradigmas y destruye las tercas utopías.

El aire es mi lugar...donde escalo sin arneses y llego sin bienvenidas.
Donde consulto mis memorias y elaboro mi presente.
Donde la vida de iris transparentes, troca lo humano en onírico y lo inerme en brisa avieza.

Allí, donde encuentro lo que busco y pierdo lo que siento.
Allí, donde las escalas cromáticas son grises tormentas de premoniciones y lo mágico es señal de deseos hibernados.

El aire es mi lugar...es mi océano impensado.
Es el hogar de dípticos que aletean en busca de horizontes esquivos.
Refugio de semblantes sin histrionismo, de decorados en colapso y de bambalinas arrogantes.

Allí, donde las hadas protegen y los duendes se esconden.
Allí, donde amanecen principitos y la aurora de frutitas verdes me sonríe.
Allí, donde tras un respiro, prometo desempolvar mi altillo de colores insolventes.

viernes, 25 de julio de 2008

Eruptivo...

Los indolentes zigzag del tiempo, desafían la impávida cultura del equilibrio.
Los intrigantes devenires acechan lo profundo. Estimulan eclécticas rebeliones.
La idea Chaitenesca de invadir temores subyacentes convierte en desafío el tímido impulso.
La erupción invade el aire y la tierra, vocifera infiernos en derredor, estalla fulgores acrobáticos en pos de ánimos erosionados.
Se yerguen los espasmos volcánicos hacia abismos inermes.
La vida indefensa huye hacia caminos de dictadora convivencia.
Siluetas venenosas de fulgurante lava recorren bellos trazos incandescentes.
Conquistan, invaden, someten.
Cenizas extorsivas tiñen humores desprevenidos.
El silencio logra hivernar tras la complacencia de la Luna menguante.
El tiempo restaña la angustia y lava de lava las parcelas.
Sur, viento, aridez.

jueves, 24 de julio de 2008

Como alfil en tablero de damas apagadas…(Serie Glaciares)

Cruzo la frontera con el entrecejo sosegado y las ansias bajo siete llaves.
Sólo arrullo de inflorescencias, agitadas por el paso de un soplo inocuo.
Somatizo el haber bebido las alturas más empinadas, se me olvida el pasado, se me escurre el futuro, solo presente.

Sinuosa manera de amanecer, tímido palpitar de aromas embestidos.

Cruzo el límite ante la desvergonzada mirada de las pálidas artemisas, que cómplices del desmesurado glaciar, favorecen rumores de historias alpinas.
La soledad ahoga y libera, es hogar de voces con raíces añejas y entrañables.
La empinada ladera oeste ensalza los prolíficos castaños emigrados.

Cruzo la línea del absorto “tramonto”, mientras caen los húmedos recuerdos y anhelos anquilosados y nace la aurora de un devenir sin vuelo.
Suelos seculares, sabios de batallas inverosímiles y juglares de estirpe, sostienen sueños tan almibarados como imposibles.

Cruzo el océano, como un alfil en tablero de damas apagadas, pero cruzo, ya que

”…la sangre nunca es agua…”

No despierten al GigantE…(Serie Glaciares)

Los brazos del sol desnudan formas ingrávidas indolentes, aleatorias. La habitación se nutre de ello. Mi lámpara, de oleada silueta, hecha de fibras sinusoides, acaba de vaciarse de ávidos humores. Ávidos de, mal ganada, libertad. El humo de los humores se dispersa enfurecido en irrevocable desenfreno. La tensa imposición de tormentosos sonidos, famélicos de melodía y tino, abarrotan la atmósfera resquebrajada y sin norte. Mi lámpara, vencida por los aires altaneros del mercurio, yace impotente en su demacrada pose.

Los aires son otros.

Los guerreros de la traición confluyen en una escena sin enemigos ni retorno. Circuito tembloroso sigue la visión, anulada por la explosiva irritación. Mi lámpara, ya sin interlocutores, llama a sus saciados y añejos habitantes. En su vientre adopta al decisivo mercurio, que, sediento de glaciares, accede a relajada compostura. Heridas sin testigos pululan ante el sarcasmo de la malicia pasional. Tiñe ahora mis fibras, la desazón de sublimar energías acromáticas, hacia páramos de reparadora soledad.

No despierten al “Genio”, no agiten al “Gigante”… Dejen reposar a mi lámpara…sus fibras laten…

jueves, 10 de julio de 2008

Y se rompió...(Serie Glaciares)

Y se quebró, y se rompió, y se desplomó, y se precipitó, y se derrumbó... y se sumó al caudal indolente que lo derritió y convirtió en masa gélida, que lo arrastró hacia lagos impensados, que lo consumió con sus fauces sedientas de formas rectas.
Y se adelantó, y se anticipó, y se apunó... y se cayó.

No hubo clima que impidiera su oculto e irrevocable deseo de cambio, que invadió sus entrañas y lo cubrió de lúgubre final.
No hubo quien ruborizara su salto ecléctico, no.

Sumará brío al horizonte esmeraldogrisáceo, afinará bemoles al desembocar en la estación océano.

martes, 8 de julio de 2008

Rompimiento...(Serie Glaciares)

Hoy el resquebrajamiento del Glaciar Perito Moreno, belleza natural argentina, es ya una realidad y su ruptura es su destino inminente. Un espectáculo de imponente naturalidad, incierta razón y triste desgarro.
Es como algunas situaciones de la vida cotidiana, hechas paisaje y espectáculo real.
Cómo avanzar con éxito sobre témpanos humanos?
Insidir mediante un clima sobrecogedor?, o directamente con la ruptura devastadora sin erosiones?
Cómo abstraerse de las corrientes que degradan, pulen o moldean la coraza blanca de nuestra mahatma.
Cómo mantener incólumes nuestros bloques astillados de cortantes vaivenes eólicos.

Los sonidos fuertes... precipitan, y los suaves... perennizan.

La música armoniza los irrigantes caminos de nuestra vida glaciar.